martes, 17 de julio de 2012

asdfghjklñ



Incluso en estos tiempos
veloces como un Cadillac sin frenos,
todos los días tienen un minuto
en que cierro los ojos y disfruto
echándote de menos.

Incluso en estos tiempos
en los que soy feliz de otra manera,
todos los días tienen ese instante
en que me jugaría la primavera
por tenerte delante.

Incluso en estos tiempos
de volver a reír con los amigos,
todos los días tienen ese rato
en el que respirar es un ingrato
deber para conmigo.

Y se iría el dolor mucho más lejos
si no estuvieras dentro de mi alma,
si no te parecieras al fantasma
que vive en los espejos.

Incluso en estos tiempos
triviales como un baile de disfraces,
todos los días tienen unas horas
para gritar, al filo de la aurora,
la falta que me haces.

Incluso en estos tiempos
de aprender a vivir sin esperarte,
todos los días tengo recaídas
y aunque quiera olvidar no se me olvida
que no puedo olvidarte.

domingo, 29 de abril de 2012


“Y por las calles va solo el corazón
sin un mal beso que llevarse a la boca
y sopla el viento frío de la humillación
envileciendo cada cuerpo que toca”

jueves, 5 de abril de 2012

miércoles, 4 de abril de 2012

Tratado de impaciencia número 10.

Aquella noche no llovió, ni apareciste disculpándote, diciendo, mientras te sentabas “perdóname si llego tarde”. No me abrumaste con preguntas, ni yo traté de impresionarte contando tontas aventuras, falsas historias de viaje. Ni deambulamos por el barrio buscando algún tugurio abierto, ni te besé cuando la luna me sugirió que era el momento. Tampoco fuimos a bailar, ni tembló un pájaro en tu pecho cuando mi boca fue pasando de las palabras a los hechos. Y no acabamos en la cama, que es donde acaban estas cosas, ardiendo juntos en la hoguera de piel, sudor, saliva y sombra. Así que no andes lamentando lo que pudo pasar y no pasó.
Aquella noche que fallaste, tampoco fui a la cita yo

miércoles, 28 de marzo de 2012


Como Romeo y Julieta ellos hicieron un pacto de muerte,
como la aguja ya usada, Sid y Nancy nacieron para perder.
El amor mata.
Un paseo por el parque, un abrazo nada más vernos, una despedida bonita, una canción especial, un idioma que nadie más entienda, un te quiero cuando de verdad lo sientas. Un amor sin fechas, sin obligaciones y sin cadenas. Un secreto que nadie quiera saber, un recuerdo en concreto, una tarde de sol y otra de lluvia, un día para enamorarte y el siguiente para que me eches de menos, peleas que acaben en risas, una película en el sofá, una amistad llevada al extremo.

domingo, 25 de marzo de 2012

¡Cuánto rato te he mirado 
sin mirarte a ti, en la imagen 
exacta e inaccesible 
que te traiciona el espejo! 
«Bésame», dices. Te beso, 
y mientras te beso pienso 
en lo fríos que serán 
tus labios en el espejo. 
«Toda el alma para ti», 
murmuras, pero en el pecho 
siento un vacío que sólo 
me lo llenará ese alma 
que no me das. 
El alma que se recata 
con disfraz de claridades 
en tu forma del espejo.

I want you.

viernes, 23 de marzo de 2012

Quiero decirte que mi cabeza está llena de cosas que decir,
cuando estás aquí todas esas cosas parecen desvanecerse.
Cuando estoy cerca de ti, todos los juegos empiezan a cansarme,
está bien, quizá te conquiste la próxima vez.
Pero si parece que actúo poco amable,
soy yo, no mi mente, la que confunde las cosas.
Quiero decirte, que estoy confundido y no sé por qué.
No importa, puedo esperar para siempre, tengo tiempo.
A veces me gustaría conocerte bien, 
así podría explicarme y contarte, quizás me entenderías.
Quiero decirte que estoy confundido y no sé por qué,
no me importa, puedo esperar para siempre,
tengo tiempo, tengo tiempo...